CONDUCCIÓN FUERA DE CAUCE DE AGUAS REGULADAS DEL RÍO RÍMAC

Fecha de publicación: 2017-03-31

 

CONDUCCIÓN FUERA DE CAUCE DE AGUAS REGULADAS DEL RÍO RÍMAC MOYOPAMPA Y LA ATARJEA

 

En el periodo 1995 – 2000, Sedapal la empresa responsable de brindar servicio de agua y saneamiento a Lima y Callao, desarrolló importantes proyectos para beneficio de 9 millones de habitantes, la mayoría de ellos se ejecutó en dicho periodo, otros como el Proyecto “Conducción fuera de cauce de las aguas reguladas del Río Rímac entre Moyopampa y la Atarjea” fue desarrollado en el año 1967, alcanzando el nivel de Estudio Definitivo e Ingeniería de Detalle en el año 1999, es decir totalmente listo para entrar a la fase de ejecución de la conducción hidráulica; además, implementado para insertar el componente de generación de energía eléctrica. 

Su concepción se fundamentó en utilizar las aguas turbinadas (crudas y limpias) captadas a la salida del sistema hidroeléctrico del Río Rímac, en las alturas de Matucana en Tamboraque y Sheque a unos 90 Km de Lima, para ser luego entubadas y conducidas a la planta La Atarjea (cota 200 msnm), y en adelante a la planta proyectada Huachipa, hoy operando con limitaciones operativas (cota 400 msnm). Las aguas se conducirían fuera de cauce sin afectarse ni contaminarse con las aguas corrientes del Río Rímac, como sucede en la actualidad a lo largo de su recorrido entre Matucana y el litoral limeño, debido a 200 puntos de descargas, producto de las aguas residuales domésticas e industriales, materiales sólidos y basura; así como, por la contaminación originada en la época de avenidas debido al arrastre en el cauce de lodos y huaycos, que impiden su captación en las bocatomas de las plantas potabilizadoras, restringiendo o paralizando la producción de agua potable.

 

En los últimos días hemos sido testigos, una vez más, cómo las lluvias, huaycos y deslizamientos de laderas han ocasionado alta turbidez en las aguas corrientes del río Rímac, superando  en más de 5 veces el límite máximo, situación que ha originado desabastecimiento por varios días, poniendo en riesgo la salud de nuestra población limeña. Estos episodios que se registran regularmente en periodos de avenidas, entre diciembre y abril de cada año, traen además gran cantidad de materia sólida que se incorpora a la corriente complicando aún más su captación y encareciendo los costos de procesamiento.

 

El comportamiento climático que hoy experimentamos en nuestro territorio producto del calentamiento global, nos obliga a  tomar acciones preventivas que garanticen el suministro de agua a la población de Lima que alberga a un tercio de la población peruana, donde cerca de un millón de habitantes no cuenta con agua segura y otro tanto lo tiene limitado por horas.

 

Por lo tanto, el Proyecto de conducción fuera de cauce permitiría a Sedapal disponer al pie de las plantas Huachipa y La Atarjea, agua limpia los 365 días del año; además, el desnivel entre Matucana y la Atarjea facilitaría la generación de energía eléctrica para su propio consumo, y los excedentes de energía serían despachados al sistema interconectado nacional, por lo que el costo de producción de agua apta para consumo sería menor, siendo que la energía se ubica en la estructura de costos de Sedapal, en el segundo lugar, luego de los costos de personal. Los argumentos expuestos líneas arriba, ubican al Proyecto “Conducción Fuera de Cauce” como prioritario en el programa de inversiones de mediano plazo de Sedapal.

 

Ing.MBA. Carlos Silvestri Somontes
Presidente del CCA - Centro de Competencias del Agua
Ex Presidente de Sedapal, 1995-2000